Uncategorized

Mujer encuentra a un niño abandonado en la carretera y años más tarde aparece su padre

Joven demanda

Los planes de la vida los maneja el destino y por más que queramos ir en contra de ellos, siempre terminamos en el momento y en el lugar exacto para que todo suceda. Tal es el caso de Ivanna, una mujer que iba camino a su casa cuando su vida cambio para siempre.

Ivanna era una profesionista independiente y a sus 36 años seguía soltera y sin hijos. Ella tenía una vida tranquila en Santa Cruz hasta que a principios de los 90 fue promovida y su nuevo salario le permitía arreglar su vehículo.

Esa misma noche, pensó en salir a celebrar su ascenso, pero en un abrir y cerrar de ojos, todo cambió por completo cuando vio a un automóvil detenerse de repente. Enseguida vio una escena muy clara: una pareja había tenido una discusión. La mujer había querido bajarse del vehículo, pero el hombre no la dejaba y comenzó a golpearla.

Ivanna escuchó la conversación que tenía la pareja, pero al final vio como el nombre subió de nuevo a la mujer inconsciente y aceleró. Ella supo en ese momento que el destino de aquella mujer extraña no sería un hospital.

Al principio estaba atónita y no podía comprender que es lo que estaba sucediendo, pero cuando pudo reaccionar quiso llamar a la policía y denunciar lo que había presenciado.

Mientras buscaba su teléfono, escuchó el llanto de un bebé que provenía de la maleza, a la orilla de la avenida.
Rápidamente, dejó su móvil y tomó al bebé en sus brazos. El pequeño tenía una herida en la frente y la única explicación que ella encontró fue que la mujer había arrojado al bebé cuando se dio cuenta de que el hombre tenía la intención de estrellarse.

Poco después Ivana regresó a casa y llamó a su vecina Emilia, quien era pediatra, para pedirle que revise al bebé mientras le contaba lo que había pasado. Afortunadamente el pequeño estaba en perfecto estado, salvo por la herida de su cabeza.

Durante toda la noche se quedó despierta cuidando al niño. Al día siguiente, compró algo de ropa, pañales y leche para poder seguir alimentando al pequeño. Ivana tenía miedo de llamar a la policía y denunciar lo que había sucedido, dado que lo más probable era que se lo llevaran a un orfanato.

Muy a su pesar, finalmente llamó a las autoridades, quienes la interrogaron y ella describió al sujeto lo mejor que pudo: “Era rubio y vestía todo de negro. Pero lo siento. No quería acercarme más después de que le gritó a la mujer inconsciente. Tenía una vibra peligrosa.”

Hora más tarde llegó la trabajadora social e Ivana le preguntó si había alguna posibilidad de que pudiera quedarse con el pequeño. Sin embargo, las autoridades le respondieron que el proceso de adopción era algo inusual en este caso, por lo que dejaría al pequeño una semana más con ella y luego vendría a visitarla de nuevo.

Con las investigaciones posteriores, Ivanna descubrió que la madre del pequeño había perdido la vida en el hospital poco después del terrible accidente. Gracias a la ayuda que le brindó la trabajadora social, pudo quedarse con el pequeño definitivamente. Pasaron los años y el niño creció.

Todo iba de maravilla con el pequeño Vicente hasta que, en una de las prácticas de futbol, un hombre apareció de repente y se acercó a Ivanna para decirle que sospechaba que ese niño de 8 años era su hijo. Fue tanto el miedo que le causó volver a ver al hombre que negó conocerlo.

“Lo siento. No había ningún padre indicado en su certificado de nacimiento. ¿Está seguro? El hombre le dijo que estaba seguro de que Vicente era su hijo, que había pelado antes del nacimiento del niño y que ya no estaban juntos. También le contó que intentó localizarla, pero nunca la encontró.

Ivanna creyó en aquella historia y se volvieron a ver. El hombre le dijo que hacía muy poco tiempo se había enterado de la muerte de la madre de Vicente. Luego le contó que sabía como se llamaba el sujeto que se dio a la fuga luego del accidente, que no era él y que la acompañaría a la policía.

La ahora madre de Vicente quería estar completamente segura de la historia que le contaba aquel hombre, por lo que sugirió hacer una prueba de paternidad primero. Para su sorpresa, los resultados dieron positivos, por lo que no tuvo más remedio que creerle.

Con el paso de los días, los tres comenzaron a pasar tiempo juntos y poco a poco formaron una familia. Ahora Ivanna tiene dos hijos, un esposo y una carrera exitosa.

Comment here