Uncategorized

Mujer invita a un anciano solitario a comer y provoca un doble acto de bondad

anciano

Aly y Chris son una pareja de ancianos que estaba festejando la navidad en un restaurante chino de Yarrawonga, Australia junto a sus nietos de 9 y 12 años. En el medio de la cena, vieron a un hombre con más de 90 años que estaba sentado solo.

Ali se sintió muy triste al ver aquel hombre solo sentado en una mesa y más aún en Navidad. Por dentro pensó que, si fuese su madre o su padre, le gustaría que alguien los incluyera. Fue entonces, cuando decidieron enviar a su nieta de 8 años a preguntarle si quería sentarse con ellos.

Sorprendentemente, Phil aceptó y se dirigió a la mesa en donde estaban todos. Allí disfrutaron de una gran velada. El abuelito les contó a los niños muchas historias de sus viajes por la guerra y la vida de su esposa, quien se encontraba en una residencia de ancianos.

Los nietos de Aly y Chris estaban fascinados con las anécdotas del abuelito y escuchaban atentos todo lo que Phil tenía para contarles.

Luego de pasar un momento agradable con en Phil, Ali y Chris quisieron pagar toda la cena. Pero, para sorpresa de ambos una familia que estaba en otra mesa se vio el noble gesto que tuvieron y habían pagado todas las comidas antes de salir del restaurante.

Al día siguiente, Ali fue de visitas a la casa de su hermana Helen, de 56 años. Emocionada por lo que había sucedido el día anterior, decidió contarle la historia. Mientras le contaba la historia, dijo que fue un acto de doble bondad, las palabras que generaron en su hermana una fuerte respuesta emocional.

“Lloré cuando mi hermana me contó lo que hicieron. Siento que los actos de bondad como este son algo hermoso. Devuelven la fe en la humanidad a la gente.”

Inspirada por la historia que le contó su hermana, Helen decidió compartirla en las redes sociales. En un grupo de Facebook The Kindness Pandemic, publicó las hermosas fotos de la velada y debajo escribió: “El hecho de que otra mesa de personas también actuaran con amabilidad identificando un gesto amable y pagando la cena hace que esta historia sea muy especial. (…) Contó historias de su viaje por la guerra y de su esposa en la residencia de ancianos. (…) Los niños están muy bien adaptados y les han enseñado a ser amables y considerados.”

En muy poco tiempo, la historia de Ali se volvió viral y dio la vuelta al mundo. Helen se mostró agradecida diciendo que no solo sirve para demostrar que quedan buenas personas en este mundo. También es la mejor manera de obtener una sonrisa cuando más la necesitamos.

“¡Hermoso! Sigo creyendo en la bondad en este mundo tan confuso y lleno de desafíos; “Estoy seguro de que disfrutó de su compañía y de su comida tanto como su familia disfrutó de su presencia; Maravilloso que los demás pagaran por ustedes; La bondad devuelta”, fueron algunos de los comentarios que recibió esta publicación.

Comment here