Uncategorized

Mujer rescata de la calle a un abuelito de 108 años: su familia lo había echado de su propia casa

abuelito de 108 años

Lamentablemente, no todas las personas alrededor del mundo tienen un corazón tan noble. Este es uno de los motivos principales por los que vemos personas en la calle, incluso abuelitos como este, quien fue echado por sus propios familiares sin importarles cuál sería su final.

Se trata de Felipe Reyes, un hombre oriundo de la ciudad de Torreón de 108 años que se quedó en la calle, a la deriva y a la suerte de Dios. El abuelito debía realizar largos recorridos a pie recogiendo botellas de los cestos de basura para luego venderlos y poder comprar algo de comida todos los días.

Sin importar que haya lluvia, frío o un sol insoportable, Felipe debía juntar las botellas si quería tener algo para comer. Un día tuvo la suerte de toparse con una mujer con un gran corazón quien decidió ayudarlo.

Benita Dearz estaba condiciendo por la ciudad de Torreón como cualquier otro día, cuando de repente ve a un hombre mayor bajo el sol caminando con algo de dificultad. Sin pensarlo dos veces, se acercó, lo invitó a subir a su automóvil y le ofreció algo de agua.

“Yo estaba conduciendo mi coche por la ciudad de Torreón, cuando de repente me topé con este tierno abuelo, había mucho sol y vi que se le dificultaba un poco caminar, así que no lo pensé mucho y me estacioné, le pedí que se acercara, le ofrecí agua y lo invité a subir al carro.”

Allí estuvieron conversando por un largo rato y Felipe le contó su desgarradora historia. A pesar de tener más de 100 años, vivía de una manera deplorable en una plaza de la zona. Lo más triste de todo es que este abuelito tiene 11 hijos de 3 matrimonios diferentes, pero decidieron echarlo de su propia casa para que no fuera una carga para ellos.

Luego, le contó que todos los días debía realizar largas caminatas hurgando en la basura para conseguir botellas. Más tarde, las vendía para poder comprar algo de comida para el día. Benita no podía creer lo que estaba escuchando y quiso hacer algo para ayudarlo.

Fue así como decidió llevarlo a su casa y cuando llegaron le ofreció un baño, ropa y una deliciosa cena familiar. Esa noche, ella y su familia escucharon atentos las fascinantes anécdotas y las historias de este tierno abuelito.

La historia de Felipe Reyes se volvió viral gracias a que Benita Dearz compartiera una foto de este abuelito en las redes sociales. Solo se necesitaron unos minutos para que su publicación se llenara de comentarios de otros usuarios dispuestos a ayudar. Fueron miles de personas las que empezaron a enviarle comida, ropa, calzado y dinero para que el abuelito tuviera una vida digna.

Más tarde, Benita no dudó en agradecer todo el apoyo que recibió de la gente. Ahora Don Felipe vive con esta mujer y su familia. Los largos recorridos bajo el sol ya quedaron en el pasado y ahora puede vivir una vida digna, sin preocupaciones y rodeado de personas con un gran corazón.

Comment here