Uncategorized

La natación en el embarazo

natación

Es considerado uno de los mejores deportes si estás esperando a tu bebé, debido a que llegan mejor hasta él los nutrientes y el oxígeno.

 

La natación no sólo es beneficiosa para ti, sino que también para tu pequeño. Si nunca has practicado este deporte, no es mala idea empezar a hacerlo ahora.

 

Eso sí, practiques o no natación desde antes, la indicación es la misma para todas las mamitas: Lleva una respiración calmada, pues no debes fatigarte demasiado, ya que correrás el riesgo de no oxigenarte bien; toma abundante agua para evitar una deshidratación; evita clavadas, saltos de trampolín, e incluso piqueros.

No es exagerar, pero cuando esperamos a nuestro bebé es mejor usar escaleras para bajar despacio. Una, por la obvia razón de que debemos evitar golpes en la guatita y, la otra, para adaptarnos mejor a los cambios de temperatura.

 

Por último, antes de iniciar los ejercicios, te debes someter a un chequeo médico, informar a tu entrenador en qué mes de gestación te encuentras, y si el embarazo es o no de alto riesgo.

 

Beneficios de la natación en el embarazo

Nueve meses de espera mientras el cuerpo sufre grandes cambios, y el menor movimiento requiere un esfuerzo máximo.

Paradójicamente, el ejercicio resulta más necesario que nunca, porque ayuda a eliminar líquidos, y prepara los músculos para el parto.

 

Si sigues los consejos que antes te dimos,  los beneficios de este deporte acuático serán muchos. Entre ellos:

– Es de bajo impacto para las articulaciones y,  sobre todo,  para el suelo pélvico.

– Ayuda al control de peso.

– El agua tiene efectos relajantes y, de paso, te ayudará a dormir mejor.

– Las molestias en la espalda, tan típicas en el embarazo,  disminuyen considerablemente.

– Al ser una actividad aeróbica, mejora tu sistema cardiorespiratorio.

 

De todas formas, es conveniente que si vas a realizar este deporte, uses para nadar el estilo que sea más cómodo para ti. Y, como siempre es mejor prevenir, no te metas en piscinas que no estés segura si están realmente limpias.

 

Si no puedes practicar la natación, te aconsejamos asesorarte por tu médico para ver alguna otra alternativa de ejercicios que puedas realizar en tu espera a ser mamá.

Recuerda que siempre habrá técnicas que te ayuden en esta tarea, te alejen en gran parte de los dolores, y te permitan disfrutar como corresponde de esta maravillosa etapa.

 

Comment here