Uncategorized

Niña de 14 años insulta a un vagabundo y su madre la obliga a dormir afuera para que aprenda la lección

vagabundo

Como padres, siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, que sean personas de bien, con buenos valores, solidarios, empáticos y que tengan respeto por los demás. Lo cierto es que no siempre es sencillo enseñarle todo ello a un niño, sobre todo cuando entra en la etapa de la adolescencia, donde siempre desafían a sus padres.

Es por ello que, aunque no lo queramos, debemos llegar a implementar castigos severos para que comprendan que lo que están haciendo está mal. Tal es el caso de esta madre que a través de Reddit, un blog en internet, contó su experiencia con sus dos hijas adolescentes.

Jasmine de 16 años y Jessica de 14 habían entrado en la etapa de la adolescencia, y desde entonces, desafiaban a sus padres y tenían un comportamiento rebelde. El único objetivo de esta madre era criar a sus hijas siendo personas respetuosas y educadas con los demás.

Un día como cualquier otro, se llevó una gran sorpresa cuando su hija mayor le mostró un video en el que su hermana criticaba a un vagabundo que le pedía una limosna. En el clip se puede oír a Jessica decir lo siguiente: “Deja de pedirme dinero, lo ganarías tú mismo si no fueras haragán y gastaras lo que ganas en sustancias… Sí, la gente está acampando por diversión, incluso en diciembre, no puedes quejarte, estás viviendo las vacaciones de alguien más.”

La mujer no podía creer que su hija fuera tan irrespetuosa con aquel vagabundo, pero sabia que no podía dejarlo pasar y tenía que hacer algo al respecto. Esta madre lo único que buscaba era que Jessica comprendiera que lo que hizo estaba muy mal por lo que necesitaba un lección.

“He cerrado con llave la puerta de su habitación de modo que no pudiera entrar. Puse un cartel escrito que decía: «Cerrado por vacaciones». Puse una carpa en el jardín y lo llené de mantas y la bolsa de dormir que usaba cuando iba de campamento en Noruega.”

Como era de esperarse la joven se reusaba a aceptar aquel castigo, por lo que la madre no tuvo más remedio que darle un ultimátum: o dormía en la carpa afuera de su casa para sentir en carne propia cómo vivía aquel vagabundo o le quitaba su celular para siempre. Por suerte, funcionó y según la madre Jessica aprendió la lección.

Luego de que la madre contara su historia, los mensajes de miles de usuarios no tardaron en llegar. Hubo muchos que aseguraron que su castigo fue demasiado severo, mientras que, para otros, fue muy leve y que quizás que sintiera algo de frío no hubiera estado mal.

Lo importante en este caso, independientemente de los comentarios a favor o en contra, fue que Jessica aprendió la lección y que no lo olvidará. A partir de ahora, Jessica será más amable y comprensiva con aquellos más desfavorecidos.

Comment here