Consejos

No es bueno forzar el control del esfínter en los niños

esfínter

El control del esfínter en los niños es algo que muchos padres se olvidan que no pueden forzar. No es una buena idea forzar estos antes de tiempo porque de la misma forma que un niño aprende a caminar, comer, hablar, etc.

También aprende a controlar el esfínter. El intentar presionar al pequeño no dará ninguna clase de resultados y lo único que va a lograr es hacer pasar un mal rato a todos los involucrados.

 

Un niño de entre los dos años y medio y tres puede comenzar a controlar su esfínter, pero no antes. Es por eso que no debes presionar a tu pequeño para que lo intente controlar ya que el resultado será siempre negativo.

 

No es para nada recomendable forzar al pequeño

Forzar a un pequeño a controlar su esfínter antes de tiempo no tiene ninguna clase de sentido e incluso puede terminar siendo algo sumamente negativo. No existe razón lógica para que alguien presione a un niño a hacerlo.

 

El primer paso para que un niño comience a controlar el esfínter es cuando empieza poco a poco a ser consciente de que está mojando el pañal. Antes de esto el pequeño no es consciente para nada. Esto se da generalmente luego del año y medio y puede llegar a tardar hasta dos años más en controlarlo.

 

Cómo saber cuándo aprenderá a controlar su esfínter

Lo primero que necesitas saber es que el pequeño va a controlarlo cuando realmente esté listo para hacerlo. Ni siquiera el mismo puede saber cuándo será esto.

 

Para saber aproximadamente cuando el niño está listo para controlar su esfínter puedes tener en consideración estas cosas. Lo importante aquí sería dejar que todo fluya con total normalidad y como mencionamos reiteradas veces más arriba, no forzar absolutamente nada.

  • Cuando el pañal está seco durante una buena cantidad de horas.
  • Cuando puede subirse y bajarse los pantalones solo.
  • Quiere usar el baño y ropa interior.
  • Pide para ir al baño.

 

El pequeño lo hará prácticamente solo y recuerda que las edades que mencionamos más arriba son aproximadas. Cada pequeño tiene sus tiempos para absolutamente todo y que demoré un poco más tampoco es tan terrible.

 

Lo importante aquí es tener paciencia y cuando el niño esté listo para ir al baño solo por primera vez estar atento para explicarle unas cuantas cosas y estar con él en todo momento en caso de que nos necesite.

 

Comment here