Uncategorized

“No le deseo esto a nadie”. Le practicaron una cesárea sin anestesia para salvar su vida y la de su hija

cesarea

Seguramente, has escuchado en más de una ocasión que las madres son capaces de hacer todo por sus hijos. No obstante, la mayoría de las veces no lo comprendemos de verdad hasta que lo podemos observar con nuestros propios ojos. Es que cuando una mujer recibe la noticia de que lleva un pequeño en su vientre, la invade la alegría y solo piensa en el pequeño que viene en camino.

A partir de entonces, su vida comienza a girar en torno al ser que lleva en su vientre y querrá hacer lo mejor por él o ella. Sin embargo, la felicidad por la llegada del pequeño, puede convertirse en una tragedia de un momento para otro. Esto mismo es lo que le sucedió a Nohely Mota, una joven madre que tuvo que soportar el dolor de un parto por cesárea sin anestesia.

Al principio del embarazo, todo parecía ir bastante bien, y cuando Nohely y su esposo Kevin recibieron la noticia de que iban a ser padres, fue un momento de mucha felicidad. Pues la pareja, estaba buscando alcanzar ese tan preciado sueño desde hacía seis meses. Fue por ello, que cuando se enteraron de que iban a ser padres no dudaron en compartir con todos sus familiares la pronta llegada del nuevo integrante a casa.

Durante los primeros meses de embarazo, descubrieron que se trataba de una niña y comenzaron a preparar todo para su llegada. Kevin, quien trabajaba como carnicero, comenzó a realizar horas extras para conseguir todo para recibir a su princesa. Por su parte, Nohely, quien trabajaba en un almacén de Pomona, California (Estados Unidos), no dudó en solicitar los días extras para evitar inconvenientes que afectaran el parto.

Aunque la pareja intentó hacer todo lo posible para que el embarazo transcurriera con total normalidad, comenzaron a suceder cosas extrañas, incluso para una madre primeriza. Nohely cuidó bastante su alimentación, sus horas de sueño, los suplementos vitamínicos que le había sugerido el doctor y demás. Sin embargo, una noche se despertó de madrugada y se percató de que estaba sangrando.

Nohely acababa de cumplir la semana 12 de embarazo cuando notó mucha sangre. Rápidamente, llamó a su marido Kevin quien de inmediato solicitó que lo cubrieran en su trabajo y fue en busca de su esposa. Además, la madre de la joven, también corrió a auxiliarla.

En el hospital le realizaron algunas pruebas y descubrieron que la niña tenía el estómago agradando, por lo que iniciaron un tratamiento. En muy poco tiempo, la hemorragia paró y los futuros padres creyeron que lo habían solucionado. Sin embargo, semanas más tarde, la mujer comenzó a tener sangrados nuevamente, además de calambres insoportables.

Al llegar una vez más al hospital, los médicos tuvieron que hacerle una cesárea de emergencia para salvar su vida. La situación era bastante grave, por lo que no podían esperar a que la mujer comenzara a sentir los efectos de la anestesia. De acuerdo a los doctores, nada pudo hacerse para socorrer a la bebé, sino que falleció al poco tiempo de la intervención.

Durante la intervención, a Nohely le realizaron tres cortes en su estómago, algo que ella misma define como “la sensación más dolorosa que había sentido”.

“No le deseo esto a nadie. Sentí tres cortes en mi estómago. Fue el peor dolor físico que jamás haya sentido. Afortunadamente, todo se volvió negro. No podía comprender lo que estaba sucediendo, me culpé a mí misma. Seguía pensando en todas las cosas que podría haber hecho mal durante el embarazo, pero no había nada que pudiéramos hacer. No le deseo esto a nadie. Es el peor dolor imaginable.”

Por su parte, su Kevin no comprendía porque su esposa y su hija tuvieron que atravesar esto. Incluso, deseo estar viviendo una pesadilla y que nada de lo que sucedía era real. “No podía entender lo que estaba sucediendo. Desesperadamente anhelaba estar equivocado. Sentía como si estuviera viviendo una pesadilla.”

Finalmente, la pequeña Leylah Aubrielle nació el pasado 18 de julio, pesando apenas una libra. Sus padres quedaron devastados con su pérdida y acunaron a su hija durante unos minutos para darle el último adiós.

Comment here