Uncategorized

“No le hagan eso a sus hijos”. Chico trans se arrepiente y quiere volver a ser una chica

Desde hace mucho tiempo, muchas personas siguen luchando porque sean reconocidos y respetados los derechos de la comunidad LGTBIQ+. Mientras tanto, en la actualidad se está debatiendo sobre la mesa de Estados Unidos la ley “no digas gay” en Florida.

En lo que respecta a las personas transgénero, sigue habiendo conflictos que aún quedan por resolver. Sobre todo, luego de que se hiciera conocido el caso de la nadadora profesional Lia Thomas quien quedó fuera de los juegos olímpicos, luego de que se aprobara la nueva norma por la Federación Internacional de Natación.

Tanto fue el revuelo que causó el caso de Lia Thomas, que muchos deportistas profesionales salieron a dar su opinión al respecto. La mayoría, aseguraba que permitir a una mujer trans competir con las demás mujeres destruiría el deporte femenino debido a las “claras ventajas biológicas” que tenía.

Chloe Cole, es una joven trans de 17 años que salió a dar su opinión al respecto. Además, hablo sobre su transición de género que confesó arrepentiste por iniciar todo el procedimiento cuando aún era un niño. Según la entrevista que dio con Daily Mail, a sus 13 años comenzó con las cirugías y los bloqueadores de pubertad.

Todo este cambio a tan corta edad le causó un daño irreversible y doloroso en su cuerpo. Debido a su corta edad, su salud se vio afectada y su cuerpo se volvió más vulnerable a enfermedades por todos los tratamientos que realizó.

“Esa realización, en realidad, fue una de las cosas más importantes que me llevaron a darme cuenta de que este no era el camino que debería haber tomado.”

Asimismo, afirmó que sería casi imposible que pudiera amantar a sus hijos si es que algún día decide tenerlos. Pues entre las cirugías que se realizó para cambiar su género, se realizó una mastectomía en ambas mamas.

“Fue un proceso muy gráfico y definitivamente fue algo para lo que no estaba preparada. No puedo quedarme callada. Necesito hacer algo al respecto y compartir mi propia historia de advertencia.”

Gracias a la terrible experiencia que tuvo que atravesar, es que ella se muestra en contra de que los niños reciban terapias de transición, como el caso de Florida que los ha prohibido.

Además, la joven oriunda de Central Valley, California, advirtió a otros adolescentes de su edad sobre lo que se siente, para alentarlos a que no pasen lo mismo por lo que ha tenido que pasar ella.

“Ningún niño debería tener que experimentar lo que yo viví. Mi consentimiento no fue informado. Sin saberlo, estaba separando físicamente mi verdadero yo de mi cuerpo, de manera irreversible y dolorosa. No le hagas la transición a tus hijos.”

En su conversación con New York Post, aseguró que su transición se vio influenciada por el movimiento LGTBIQ+.

“Empecé a estar expuesta a una gran cantidad de contenido y activismo LGTB. Vi como las personas trans obtuvieron una cantidad abrumadora de apoyo, y la cantidad de elogios que recibían realmente me hablo porque, en ese momento, realmente no tenía muchos amigos.”

Ahora que ya tiene 17 años, quiere volver a ser una chica y dejó atrás el nombre Leo, que adoptó cuando hizo el cambio. Es bien sabido que la influencia de la comunidad LGTBIQ+ fue buena y mala al mismo tiempo. No obstante, una decisión tan importante como esta necesita ser acompañada y tratada de manera seria.

Comment here