Consejos

Por estos 3 motivos no debes obligar a tu hijo a comer

comer

Cuando el bebé llega a los seis meses de vida ya es el momento de comenzar a darle alimentos sólidos, hay muchos que pequeños que reciben la comida y la aceptan sin problemas. Pero también están los otros niños que les es más complicado acostumbrarse a los diferentes sabores.

 

Lo cierto es que el proceso de acostumbrar a los pequeños a comer es algo que requiere de mucha paciencia de parte nuestra. Ahora, desde hace tiempo está esa idea de que “se debe” iniciar la alimentación con sólidos, lo que significa que estamos obligando a los niños a comer y esto es algo que está mal, pues no debería de ser un proceso difícil porque se supone que comer es algo que le hace bien y no es algo que debería de ponernos mal a todos.

 

Por qué no hay que obligarlos a comer?

A ver, a los bebés les cuesta adaptarse a la alimentación complementaria y sin dudas necesitan incorporar más nutrientes en su dieta, pero no es lo más conveniente obligarlos.

El pediatra cuando llegue el momento te dirá que el pequeño ya tiene que comer verduras y cereales, pero debes hacerte la idea de que no saldrá todo de una sola vez, es importante que lo dejes comer a su manera.

 

Principales razones para no obligarlos a comer

Requerimientos diarios según su edad: Normalmente los pediatras recomiendan una cantidad específica de comida por cada día. El problema es que esto suele fallar por diferentes razones y es porque no medimos y terminamos haciendo una papilla súper concentrada la cual contiene más de lo que se necesita.

Hay que tener en cuenta que cada bebé es diferente y no todos necesitan 300 ml de papilla por día.

 

Complemento: Si obligas a tu pequeño a comer el complemento como si fuera comida principal podemos alterar el nivel de nutrientes.

El pequeño necesita ciertos nutrientes, pero de manera progresiva. Si no prestamos atención a esto y los obligamos a comer, puede que se les termine dando de más.

No cometas el error de compararlo con su hermano o amigo pues cada niño es diferente y eso es algo que tiene que quedar bien claro.

 

Comidas sólidas no son lo suyo: Lo mejor que podemos hacer es dejarlos experimentar con los alimentos enteros en vez de triturarlos.

Por ejemplo, puedes darle una fruta cortada en bastoncitos o una verdura hervida entera. Ellos deben tratar de comer sin presión, no lo castigues porque no quiere comer.

Es posible que algunos alimentos no los quiera y si algo no le gusta ya está, prueba con otro alimento que sí puede llegar a gustarle.

 

Comment here