Uncategorized

“No se desperdiciaron”. Niña pide 20 hamburguesas por error y su mamá las regaló en la puerta de un hospital

hamburguesas

En la actualidad, podemos ver como los niños están conectados a la tecnología desde edades más tempranas. Muchas veces, confiamos más en ellos para manejar un teléfono móvil, una Tablet o un ordenador, pues aprenden todo mucho más rápido, por lo que es normal que sepan de algunas funciones que nosotros los adultos desconocemos.

Sin embargo, no podemos dejar que los niños utilicen la tecnología sin supervisión, pues a pesar de sus dotes innatos, pueden llegar a cometer algunos errores. Ahora, Bernice Quinto lo sabe a la perfección. La mujer, es la madre de la pequeña Alisson, la protagonista de esta historia.

Según contó Bernice, su hija Alisson a través de una aplicación de comida una enorme cantidad de hamburguesas. La madre no se percató de lo que estaba haciendo la niña, por lo que se quedó sin la posibilidad de regresarlas o pedir el dinero de regreso.

A través de Facebook, la madre pidió ayuda a todos sus amigos y contactos para cancelar el costoso pedido que había realizado su hija. Al parecer, Alisson quería ordenar una hamburguesa con papas fritas a su papá, pero terminó comprando todo el menú.

“Alguien sabe si se puede cancelar un pedido de Rappi que ya viene en camino???”, escribió Bernice en su cuenta de Facebook. Cabe mencionar, que las 20 hamburguesas que pidió su hija no salieron nada baratas, pues la orden de la niña costó casi 100 dólares.

Algunos usuarios le aconsejaron desinstalar la app, pero ya era demasiado tarde, pues el repartidor estaba cerca de su casa. Finalmente, el joven llegó con la orden a su domicilio y la madre compartió el recibo de la orden junto a la cara de felicidad de Alisson con todas las bolsas de comida.

El problema más grave para Bernice no era el dinero que su hija había gastado en hamburguesas, sino que no sabían que iban a hacer con tanta comida. Si bien es cierto que cada uno de ellos podría comerse una, las demás se echarían a perder. Fue por ello que varios le dijeron que las vendiera o que las regalar.

No obstante, a Bernice se le ocurrió una gran idea: llevarlas a las afueras del hospital regional de Ciudad Madreo. Allí se las regaló a los familiares que pasan horas esperando afuera noticias de los enfermos. Afortunadamente, esta historia tuvo un final feliz y a pesar del costoso error de Alisson, sus padres hicieron una buena acción.

Comment here