Uncategorized

“No sucedió así”. La madre de Tony Hughes critica la exitosa serie de Netflix

Tras el estreno de la serie Monster: The Jeffrey Sahmer Story, y el gran éxito que ha tenido en la plataforma de Netflix, el público pide que la actuación de Evan Peters, el protagonista sea reconocida. Sin embargo, las familias de las víctimas han atacado a la producción en más de una ocasión.

Es que no todo ha sido aplausos de la crítica y la audiencia para la producción que ha batido récords en la plataforma de streaming, sino que los involucrados reales de la historia no están de acuerdo a cómo se narraron los hechos. Una de ellas es Shirley Hughes, la madre de Tony Hugues, una de las víctimas de Jeffrey Dahmer.

La mujer se pronunció al respecto para criticar duramente a la producción, aseguraron que los hechos en torno a la muerte de su hijo cuando tenía 31 años no ocurrieron de la manera en la que se mostró en la serie de Netflix.

A través de una breve llamada con The Guardian, Hughes se mostró afligida por la fuerte dramatización que ha tenido la ola de asesinatos en Milwaukee. De hecho, la entrevista tuvo que terminar antes de tiempo debido a lo delicado que era el tema. La madre de 85 años dijo: “No sucedió así, no veo cómo pueden hacer eso. No veo cómo pueden usar nuestros nombres y sacar cosas así a la luz.”

Recordemos que durante el episodio 6 de la serie, llamado “Silenciado” e interpretado por el actor sordo Rodney Burford, muestra como el joven aspirante a modelo cayó en las manos de Dahmer. Tony, había perdido la audición cuando era niño producto de las secuelas de un medicamento.

Luego, cuando se convirtió en un adulto, el episodio mostraba como Tony buscaba el amor en sus frecuentes salidas a clubes nocturnos gay, mientras persigue su sueño de ser modelo. En una de esas salidas conoce a Jeffrey, con quien comenzó a salir por un tiempo hasta su trágico final.

Por su parte, la Associated Press informó en 1991 que Tony Hughes fue visto por última vez saliendo del 219 Club, un bar gay de Milwaukee con un amigo. El joven de 31 años fue a la casa de Dahmer, quien lo drogó, lo desmembró y se quedó con su cráneo, el 24 de mayo de 1991.

Comment here