Uncategorized

Papá desempleado construye un mini autobús para su hijo y sin planearlo creó su propio negocio

¿Qué no harías por tus hijos? Para cualquier padre no existen imposibles y siempre harán todo para ver una sonrisa dibujada en el rostro de sus pequeños. Dicen por ahí que la voluntad mueve montañas y que los niños son el motor que nos impulsan todos los días a salir adelante para ofrecerles una mejor calidad de vida.

Este es el caso de Austreberto Martínez Galván, un hombre originario de Almoloya de Juárez, en el Estado de México. El hombre pasó de ser un taxista a ser un fabricante de mini camiones a escala para niños, llegando a convertirse en un éxito en todo el país. Todo comenzó cuando quiso hacerle un regalo a su hijo discapacitado.

Austreberto había sufrido un accidente automovilístico que lo dejó postrado en una cama durante cuatro meses. Debido a esto, perdió su empleo como taxista justo antes de que iniciara la pandemia, por lo que la situación económica de su familia empeoró considerablemente.

Sin embargo, esto no fue ningún impedimento para que cumpliera la promesa que le había hecho a su hijo. El hombre, utilizó algunos materiales que tenía en su casa para crear un colectivo a escala para su pequeño. Sin que lo planeara, se le abrieron las puertas para que surgiera un negocio familiar.

“El primer vehículo tenía partes de DVD obsoletos, un diablito, fui a conseguir láminas tiradas, chácharas. No tenía conocimiento de nada, todo se me fue dando. Conforme lo iba imaginando, iba buscando los materiales necesarios. El resultado fue un camioncito que se exhibió en el kínder al que asistía mi niño.”

Todos quedaron maravillados con el trabajo que había hecho el hombre y no dudaron en pedirle que le fabricaran uno igual para sus hijos. En la actualidad, Austreberto diseña y construye los autobuses en el patio de su casa.

Cada uno de ellos miden 190 centímetros de largo, 43 centímetros de ancho y 65 centímetros de alto. De esta manera, los autobuses que fabrica pueden llevar hasta dos niños. Lo mejor de todo es que gracias a sus dos motores eléctricos, pueden moverse, tienen luces, bocinas y hasta una pantalla para que el juego se sienta más real, como manejar uno de verdad.

La popularidad de los mini autobuses comenzó cuando creó un canal de YouTube en el que mostraba cómo funcionaba el primero que diseño. Desde entonces, no ha parado de recibir pedidos adicionales.

“Ahí comencé a recibir llamadas y solicitudes para la construcción de autobuses a escala. Además, tuvimos la oportunidad de participar en una exhibición organizada en Aguascalientes, a donde llevé un carro similar al de mi hijo, pero ya con materiales como lámina, ángulos y soleras, es decir, la estructura de un carro más elaborado.”

El éxito de los autobuses fue tanto que tuvo que comenzar a expandirse. Primero, contó con la ayuda de su esposa y luego con la de una persona más. Aún así, necesitan ampliar su negocio para poder aumentar la producción y así multiplicar sus ventas.

“Hemos intentado acceder a algunos apoyos económicos bancarios o de autoridades federales, para poder consolidar nuestra empresa, con ello quizá poder abrir más plazas laborales, pero ha sido muy complicado.”

Por ahora, su hijo es sumamente feliz con el mini autobús que su padre le ha regalado, sobre todo porque lo ha hecho con sus propias manos. A pesar de haber atravesado una situación económica complicada, el hombre no se dio por vencido y buscó la manera de cumplirle la promesa que le había hecho a su pequeño.

Comment here