Uncategorized

El Porteo, protección y tranquilidad para tu hijo

porteo

Creando una estrecha relación con el ser más importante de tu vida.

Hasta hace poco, muchas mamitas aún preferían el uso exclusivo de coches. Sin embargo, cada vez son más comunes los artículos que permiten el porteo del bebé, gracias a los múltiples beneficios de esta técnica.

 

Te proponemos un ejercicio práctico. Imagina la tranquilidad de tu bebé estando en tu vientre durante los 9 meses. Desde ahí no sólo sentía tu calor, sino que los latidos de tu corazón, y el sonido de tu voz. Piensa entonces en lo difícil que es para tu pequeño esa distancia, y dejar todo eso en el minuto que sale a la luz.

 

Es por eso que, una vez que nuestro bebé está fuera, debemos intentar que esté en un entorno lo más parecido a la vida dentro de nuestro vientre.

 

porteo

Beneficios del porteo para tu bebé

Se ha comprobado que los bebés que son porteados lloran menos, duermen mejor, tienen mejor desarrollo psicomotor, se sienten más seguros, refuerzan su vínculo con la madre, y son más sociables, gracias a que se integra en la vida cotidiana, participando en lo que el adulto hace,  en los paseos y conversaciones.

 

Desde ahí tu bebé, además, siente tus latidos, tu aroma, tu voz y su despertar a la vida resulta menos traumático, beneficiando también su salud. Esto, gracias a que la posición que tu hijo llevará, ayudará al cuidado de sus caderas y columna. Asimismo, se reducen los cólicos, ya que el movimiento constante y la posición vertical, beneficia mucho su sistema digestivo aún inmaduro, y la salida de gases.

 

A lo anterior, es posible sumar que poseerá un mayor desarrollo mental, ya que desde esta posición tendrá más tiempo en alerta tranquila, el estado ideal para aprender.

 

Y, déjanos decirte, que también hay beneficios para ti: al quedar las manos libres, podemos realizar cualquier actividad con mayor facilidad. Y, a nivel fisiológico, veremos fortalecidos nuestros músculos lumbares, cervicales y del abdomen.

 

Niveles de soporte

  • Recién nacidos (0-3 meses): deberán estar sujetos hasta la cabeza, suavemente contra tu pecho.
  • Bebés mayores (3-8 meses): irá sujeto hasta el cuello.
  • Niños (8 meses en adelante): irán sujetos hasta el hombro.

 

Comment here