Consejos

Prevengamos accidentes antes de los 2 años

Ojo con los accidentes en niños de 0 a 2 años.

Hasta los 7 u 8 meses, la capacidad de movimiento de nuestros bebés es bastante limitada. Sin embargo, al comenzar la fase de gateo,  las cosas llaman su atención y las ve como una clara invitación a alcanzarlas, o a meterlas en su boca.

Es por eso que cuando nuestro dulce angelito ya no quiere pasar en nuestros brazos, sino que andar explorando este nuevo mundo que se ha abierto ante sus ojos, debemos redoblar las medidas de seguridad para evitar un accidente.

accidentes

Te dejamos algunas precauciones que debes tener en los distintos sectores de tu casa.

  • En el baño: Cuando vayas a bañar a tu hijo comprueba primero la temperatura del agua. Su piel es muy sensible y no queremos que sufra quemaduras. Además, procura tener cremas y perfumes lejos de su alcance, pues podría verlos como ricos alimentos, así como todo objeto cortante.
  • En la cocina: Evita que tu niño entre, sobre todo si hay algo puesto en el fuego. Aunque no se pare aún, podría apoyarse y dar vuelta las cosas.  Si de todas formas entra, como no sabemos cuándo intentará ponerse de pie por primera vez, deja el mango de ollas y sartenes vueltos hacia adentro. Ten cuidado con las bolsas, a los niños les llama mucho la atención, sin ver el peligro de asfixia. Cuando utilices aparatos eléctricos, cuida que el cable no quede colgando. Por último, deja todo tipo de artículo de aseo a gran altura, o en puertas que tengan llave.
  • Dormitorio: A la hora de cambiarlo, ten todo lo necesario a mano y no abandones a tu bebé, pues se podría caer. Al vestirlo, evita poner prendedores en su ropa, u objetos que pudieran salirse. Recuerda que hasta los tres años, los niños tienen una tendencia natural a llevarse todo lo que ven a la boca. Cuando esté acostado debe permanecer de lado o boca abajo después de las comidas, de manera de evitar que algún reflujo o vómito pueda ahogarlo o causarle daño.
  • En el living: Curiosamente a los niños todo lo peligroso les llama la atención. Por esta razón, es buena idea poner protectores en los enchufes, ranuras y agujeros. En invierno, no debes perderlo de vista si tienes algún sistema de calefacción encendido. Y, en verano, cuidado con los ventiladores.

Recuerda que se trata de pequeños exploradores que no saben de peligro. Lo mejor es anticiparse y pecar un poquito de exagerados, pero asegurarnos de que nuestro bebé, podrá vivir su desarrollo e infancia como corresponde.

Comment here