Uncategorized

Primeros auxilios para las quemaduras de los niños

quemaduras

Cómo actuar frente a una quemadura

Las quemaduras son una de las lesiones más comunes entre los niños, y como ya lo hemos dicho en otra ocasión, suele ser producto de accidentes domésticos.

Recuerda que la piel de nuestro pequeño es muy delicada, por lo que la quemadura no sólo puede producirse con fuego, sino que por la exposición prolongada al sol, fricciones, la acción de agentes químicos o eléctricos e, incluso, si el agua de la tina la controlamos de mala manera, estando muy caliente para nuestro bebé.

El primer paso que se debe realizar ante una quemadura es evaluar la gravedad de la misma para poder actuar adecuadamente. En caso que sea  grave, se debe acudir inmediatamente a urgencias.

La forma de evaluar la gravedad es considerando: extensión, la que se mide con la palma de la mano de tu pequeño, correspondiendo a un 1 por ciento; profundidad, la que se mide en función de las capas de la piel que se vean afectadas; y localización, siendo más  grave cara, manos y pies, la zona genital, los alrededores de los orificios naturales (boca, nariz, ojos, oído), las articulaciones y zonas de flexión.

¿Cómo actuar frente a una quemadura?

Esto va a depender de cuál sea el tipo. En el caso, por ejemplo, de quemaduras eléctricas, evita tocar al niño, a menos que ya esté libre de la corriente, porque en lugar de ser una ayuda, podrías empeorar las cosas. La electricidad viaja a través del cuerpo, y de no haberse liberado, te electrificará a ti también. Una vez que el niño esté libre de la corriente, es prioritario revisar que no haya obstrucción de aire, y que la sangre circule.

Cuando el niño se haya estabilizado, aplica agua fresca sobre las quemaduras durante 15 minutos. Evita moverlo y no apliques pomadas, ni remedios caseros sobre el lugar dañado. Después de lavar la quemadura, sólo con agua, sin jabón, coloca un apósito mojado sobre ella. Llama una ambulancia, y mantén al niño abrigado hasta que reciba ayuda médica.

En el caso de las quemaduras térmicas, de contacto, o por productos químicos, se comienza igual que en el caso anterior, enfriando la herida con agua durante 15 ó 20 minutos. Luego, asegúrate que la ropa no esté adherida a la zona afectada si es necesario sacarla. Si lo está, no intentes quitársela.

Ten presente que el agua con que refresques las heridas no debe estar muy fría, y que los primeros auxilios serán fundamentales en la evolución de la herida de tu pequeño.

Comment here