Uncategorized

¿Qué es la costra láctea?

costra

Este proceso inflamatorio suele aparecer las primeras semanas de vida y desaparecer antes de los 3 años.

Estás escamas amarillentas adheridas al cuero cabelludo suelen aparecer las primeras semanas de vida y tiende a desaparecer en algunos niños al mes o en otros casos antes de los 3 años.

 

La costra láctea es una afección muy frecuente en los lactantes y se caracteriza por la presencia de escamas amarillentas o blanquecinas fuertemente adheridas al cuero cabelludo del bebé. Este proceso inflamatorio suele aparecer las primeras semanas de vida y desaparecer antes de los 3 años.

 

La apariencia de la costra láctea es grasienta, parecida a la caspa, y a pesar de que su nombre hace alusión a la leche, no tiene nada que ver con ella ni con la alimentación del bebé. No obstante este trastorno no es grave, ni doloroso para el niño. Tiende a desaparecer por sí sola, aunque siempre es mejor intervenir a tiempo con algún tratamiento.

 

Este trastorno de la piel también puede aparecer en la frente,  pliegues de la piel, entrecejo, en las cejas, en la parte posterior de la orejas y en su interior. Pero en estos casos recibe el nombre de dermatitis seborréica. Cuando las escamas aparecen o afectan sólo al cuero cabelludo se denomina costra láctea en cambio cuando afecta a otras partes del cuerpo, dermatitis seborréica.

 

Las causas de la costra láctea aún no están claras, no obstante su aparición se atribuye al exceso de estimulación de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo por parte de las hormonas maternas. Por lo tanto, las glándulas producen una cantidad excesiva de sebo, que cuando entra en contacto con los microorganismo que viven en la piel, forma escamas grasosas de color amarillento y de un aspecto similar a la caspa.

 

costra

¿Se puede tratar la costra láctea?

Habitualmente, desaparecen sin tratamiento, pero para mejorar el aspecto de la cabecita de tu pequeño puedes hacer lo siguiente:

  • Aplicar aceite o vaselina sobre las escamas: pregúntale al doctor si es que pues aplicar estos productos sobre la cabeza de tu pequeño. Lo debes hacer con suaves masajes y mantenerse durante al menos media hora. Después, es aconsejable lavar el cabello con un shampoo neutro, especialmente para bebés.
  • Masajes suaves: Masaje diariamente su cabecita con la yema de tus dedos, durante 5 minutos.
  • Lavar a diario su cabeza: procura lavar diariamente su cabeza mientras desaparezcan las escamas. Consulta con tu doctor algún shampoo de selenio, zinc o brea para después enjuagar bien.

Lo que debes tener el cuenta:

Evita sacar las escamas con un cepillo o frotarlas fuertemente. Tampoco es recomendable usar las uñas para levantar la costra, debido a que podrías causar lesiones, que luego pueden infectarse. Si la afección persiste, procura comentarlo con el pediatra de tu bebé.

 

Comment here