NiñosPaternidad

Qué es lo que pasa en el cerebro de un niño cuando está lejos de sus padres

cerebro

Es muy importante que los padres estén presentes, muchos no lo tienen en cuenta y eso es lo más preocupante. Hay que tener en cuenta que los niños no saben del todo que son personas, sienten que son un mismo cuerpo y ese es justamente el motivo por el cual el buen desarrollo se pone en riesgo cuando se separan de sus padres.

 

Ten en cuenta que cuando los bebés nacen, su cerebro se encuentra conectado al de la madre. Pues nueve meses son más que suficientes para sentirse parte de nosotras y por ello es que cuando el pequeño no puede ver, escuchar o percibir el aroma de su madre comienza a llorar.

Por ello es que la presencia de mamá es tan importante, no solo para el desarrollo físico si no también emocional, además somos las que permitimos que se adapte al entorno de forma sana.

 

Que pasa en el cerebro de un niño

Aquí es cuando comienzo a mencionar el apego, el cual es un vinculo afectivo que todo ser humano genera de forma inconsciente desde el momento del parto, incluso desde el vientre materno. Todos los niños necesitan cercanía y atención de sus cuidadores para desarrollar el apego de forma sana.

 

Con esto lo que quiero decir es lo siguiente, si un niño tiene una madre que no es empática, que está deprimida y que no desea a su hijo o que está ausente ya sea por decisión propia o por condiciones ajenas a su voluntad, puede generar patrones de relaciones afectivas erráticas. Lo que quiere decir que pueden experimentar ansiedad social, algo que haría que les guste trabajo sentirse seguros.

 

Son varias las personas que han realizado estudios, por ejemplo, el Instituto de Neurociencias y Comportamiento Humano de la Universidad de California analizaron dos grupos de niños: por un lado, los que se criaron con sus padres y por otro los que se criaron en instituciones públicas. Observaron la amígdala, que es la parte del cerebro que guarda la memoria emocional.

 

Obtuvieron como resultados que los niños que vivían con sus padres cuando vieron una foto de los mismos se marcaba actividad en la amígdala, pero solo con ellos. Mientras que los niños que no crecieron con sus padres mostraron este tipo de actividad al ver la foto de cualquier desconocido.

 

La presencia de los padres es vital

Básicamente se podría decir que la presencia de los padres durante la primera infancia es básica para el buen desarrollo de los niños. Pues somos el medio de contacto con el mundo, ellos desarrollan habilidades intelectuales y emocionales observándonos, imitándonos.

Comment here