Niños

“Quiero seguir estudiando”. Le regalan ropa y útiles a un niño para que no abandone la escuela

Por desgracia, no todos los niños alrededor del mundo cuentan con las mismas posibilidades de acceder a la educación. Por más que sea un derecho para los pequeños y una obligación para sus padres hacer que se cumpla, la realidad es muy distinta y las difíciles situaciones económicas que atraviesan algunas familias, los obligan a abandonar sus estudios para comenzar a trabajar desde temprana edad.

Además, no todos los niños tienen la misma pasión por la escuela o por los estudios. Hay algunos que esperan con ansias que llegue el fin de semana para descansar, mientras que otros a que sea lunes para volver a ver a sus compañeros o escuchar sus clases preferidas. También están aquellos que nunca han logrado entrar a un colegio.

Este último caso es el de Cristian Leonardo Escobar Santillán, un niño oriundo de Tampico México. El pequeño no solo ama su escuela, sino que no tiene miedo en ocultarlo o negarlo, como lo haría comúnmente otro estudiante de su edad.

A pesar de que a Cristian le va muy bien en la escuela y tiene excelentes calificaciones en todas sus materias, su familia no está atravesando por una buena situación económica. Es por ello que se ha visto obligado a dejar su colegio para estar todo el día en la calle haciendo mandados o ayudando a su madre, quien trabaja largas jornadas para llevar el sustento a su hogar.

Según la información compartida por el medio Milenio, la madre del niño ha tenido problemas para comprar los útiles escolares que necesita su hijo desde que comenzó la pandemia. Esa desesperación, hizo que el niño se acercara hasta una funcionaria pública y le pidiera su apoyo.

Según la regidora comisionada de Bienestar Social, Malú Mar Estrada, el niño se acercó y le dijo que sin útiles escolares no podía seguir asistiendo a su escuela. Su madre no podía comprárselos debido a la precaria situación económica que estaban atravesando. Sin embargo, el pequeño quería seguir asistiendo a su colegio, pues estudiar era algo que realmente le gustaba.

“Quiero seguir estudiando, ayúdeme con los útiles escolares”, le dijo Cristian a la regidora comisionada de Bienestar Social.

Días más tarde, la mismísima Malú le dio una gran sorpresa a Cristian y a su familia. No solamente le había comprado lo que le pedía su escuela en una lista de útiles, sino también que le consiguió otro tipo de artículos, como ropa y playeras de uso diario.

“Gracias, nunca me habían regalado nada nuevo”, le dijo Cristian a las personas que hicieron posible las donaciones y las compras de todo lo que necesitaba.

Ahora, el niño podrá continuar con el siguiente año escolar sin tener que preocuparse por el dinero necesario para comprar los útiles escolares. Su sueño, es poder graduarse de la escuela primaria y secundaria, para luego ingresar a la universidad para estudiar una carrera profesional.

Comment here