Uncategorized

La relactación, paciencia, perseverancia y amor

relactación

Cuando por alguna razón se ha interrumpido la lactancia, y luego se desea continuar.

Hay casos en los que por motivo de fuerza mayor, ya sea por enfermedad de la mamita, o del bebé, se ha hecho necesario suspender la lactancia materna. Si ese es tu caso, no te preocupes, porque la relactación es posible.

 

No importa si tu niño ya está más grande cuando quieras o puedas volver a intentarlo, recuerda que se recomienda la alimentación exclusiva al pecho durante al menos los primeros 6 meses de vida, y continuar el amamantamiento complementariamente con las comidas, incluso hasta los 2 añitos, si es que tu pequeñito así lo quiere.

 

Para poder iniciar el proceso de relactación debe darse la misma dinámica de la lactancia inicial: una correcta posición del bebé al succionar, y favoreciendo el contacto piel con piel.

 

El tiempo que demores en volver a producir leche es relativo. Hay mamás que no han amamantado durante mucho tiempo  y a los pocos días ya tienen leche nuevamente, así como hay otras en las que no ha pasado tanto tiempo y se demoran entre 4 y 6 semanas en producir cantidades significativas.

 

De todas formas, lo importante es que ambos quieran. Si tu bebé ya no quiere, no te desanimes, es parte del proceso y es una de las posibilidades que debes considerar cuando quieres relactar.

 

Si tu bebé lo acepta y quiere, debe succionar correctamente, y esto lo debes vigilar, porque si ha pasado mucho tiempo quizá ha olvidado la mecánica del amamantamiento. En estos casos el tiempo que se necesita para completar la relactación es bastante prolongado, pero resulta.

 

Si ves que tu pequeñito quiere, pero pasado el tiempo no consigue succionar de forma correcta, puedes consultar en un grupo de lactancia, o a la matrona, para que te ayuden con ese tema.

 

Lo realmente necesario para que la relactación triunfe, además de que tu bebé quiera volver a hacerlo, es tu propio convencimiento de que podrás hacerlo y que producirás leche suficiente para alimentar a tu guagua. Como en todo, se necesita paciencia y perseverancia.

 

Comment here