Uncategorized

Remedios caseros para aliviar el dolor de garganta de los niños

caseros

El dolor de garganta es uno de los síntomas más comunes experimentados por los niños cuando están resfriados, aunque también puede tener diversas causas, desde alergias, hasta la varicela.

 

Si no se trata de algo más complejo, que requiera de una consulta médica, y la toma de antibióticos, existen algunos trucos caseros que pueden ayudar con esta dolencia tan molesta de nuestros hijos, y hoy, Ser Mamá, te cuenta algunos de ellos.

 

Remedios caseros

El primer truco que te dejamos, no es un secreto para nadie, pero sí necesario de mencionar producto de su eficacia. Dale a tu hijo abundante líquido. Grandes cantidades de líquido durante el día, permitirán que se mantenga hidratado y su sistema inmunológico funcione apropiadamente.

 

El segundo truco, es un vasito de agüita tibia con sal. La salmuera no se toma, sólo debe hacer gárgaras con ella, cada una hora. El agua salada suaviza el tejido de la garganta, disminuyendo el dolor.

 

 

Otro excelente remedio casero es la mezcla de miel con limón. Puedes prepararle un té, endulzado solo con miel, o disolver la miel y el limón en un poquito de agua tibia. Lo ideal es que se lo tome, pero si tu hijo no soporta el sabor, pídele que al menos haga unas gárgaras con la mezcla, dejándola un poco más líquida. El limón corta la flema y los goteos nasales, y la miel produce alivio.

 

Continuando con la idea de los tés, ese mismo tecito con limón, se lo puedes preparar también con un poquito de jengibre, el que encuentras fácilmente en ferias, supermercados, o farmacias naturistas.

 

Probablemente habías escuchado de las propiedades antiinflamatorias de la manzanilla, y quizá hasta la usas para algunas dolencias. Sin embargo, lo que quizá nunca habías escuchado es que puede servirte para aliviar el dolor de garganta de tu pequeño. Prepara un agua de manzanilla,  moja una toalla, escúrrela y envuelve el cuello de tu hijo un rato con ella. Procura que el agua no esté hirviendo y el calor sea soportable.

 

Esperamos te sirvan estos consejos, y atenta que también puedes probarlos tú. En cualquier caso, si el dolor de garganta persiste, y está acompañado por fiebre que dura más de 3 días, es conveniente consultar un médico para que compruebe de qué se trata, y aplique el tratamiento adecuado a la situación.

 

Comment here