Uncategorized

“Rendirse no es una opción”. Joven vivió 12 años en la calle con su familia y logró graduarse con honores

La etapa escolar es una de las más importantes en la vida de todos, sobre todo, cuando ingresamos a la secundaria, pues es en donde comenzamos a formarnos para la vida adulta. Sin embargo, no todos los niños y adolescentes tienen la oportunidad de acceder a la educación, mientras que otros, deben hacer un gran esfuerzo para poder llegar al día de la graduación.

Tal es el caso de Griffin Furlong, un joven que proviene de una humilde familia, por lo que tuvo que trabajar mientras iba a la escuela. Su madre había fallecido producto de un agresivo cáncer, por lo que su padre era el único sostén de la familia. Pero los problemas económicos que atravesaron fueron tan grandes que tuvieron que vivir en refugios junto a su hermano durante 12 años.

“Ni siquiera puedo contar la cantidad de noches sin dormir que pasé solo en un colchón de plástico frío. Lloré, con la esperanza interna de que mi vida pronto desaparecería para no tener que soportar más las dificultades de un mundo aparentemente malvado.”, dijo según Newsner. A diferencia de sus compañeros de la escuela, Griffin no tenía su propio dormitorio ni un espacio tranquilo para estudiar.

Tampoco contaba con mucho tiempo libre como los otros estudiantes para realizar sus tareas escolares o prepararse para los exámenes. En cambio, tuvo que arreglárselas como pudo y hacer un gran esfuerzo para poder salir adelante y poder por fin graduarse de la secundaria.

Durante los últimos días de clase, el joven vivió en la casa de su novia, aunque nunca dejó de trabajar mientras tanto. Finalmente, cuando llegó el día de la graduación, asistió feliz a su ceremonia, en donde también fue reconocido como el mejor estudiante de su clase. Incluso, sus profesores aseguraron que siempre hacía sus tareas, algo que lo distinguía del resto.

“Solo quiero mostrar que cualquiera puede hacerlo, sin importar por lo que hayas pasado. No quiero volver a vivir esa vida nunca más. Hago todo lo que hago porque no quiero vivir así. Nunca te rindas. Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, porque me lo han dicho toda la vida. La gente me decía que no era lo suficientemente inteligente y ahora soy el mejor de la clase.”

Además, tuvo la oportunidad de dar un discurso durante la ceremonia en donde aprovechó para contar su historia ante 500 estudiantes en donde aseguró que “rendirse no era una opción”. La mayoría de los alumnos de la institución, no tenían la menor idea de la situación en la que estaba Griffin junto a su padre y su hermano.

“Nunca me di por vencido, no importa lo mucho que lo quisiera. A todos los que están sentados aquí delante de mí, no vivan una vida sin propósito. En el fondo sabes que tienes algo que mostrar. Entonces, ya sea que te des cuenta o no, nunca pongas excusas, especialmente cuando tienes una familia amorosa capaz de darte lo que necesitas y quieres.”

Actualmente, Griffin tiene 26 años, es ingeniero civil y está escribiendo un libro para contar su inspiradora historia.

Comments (1)

  1. Eres un valiente, gente como tu es la que necesita el mundo. Éxitos en tu nueva etapa profesional. Te felicito.
    Desde Barcelona. Clemencia Pardo

Comment here