Uncategorized

Los riesgos de la toxoplasmosis para mi bebé

toxoplasmosis

La manera más común de contraer esta infección es mediante la exposición a excrementos de gato, o al comer carnes crudas, contaminadas con el parásito.

 

La toxoplasmosis es una infección parasitaria que representa un peligro si estás embarazada, porque puede poner en riesgo la salud de tu bebé.

 

La enfermedad se descubre porque se presenta fatiga, dolores musculares, fiebre y glándulas hinchadas. La infección suele ocurrir sólo una vez en la vida y, deja a quien la padece,  inmune frente al parásito.

 

Por lo mismo, si estás embarazada y tus análisis sanguíneos han dado negativo en anticuerpos de toxoplasmosis, lo que quiere decir que nunca has adquirido la infección, a partir de ahora:

  • Evita tomar leche extraída directamente del animal, sin antes ser tratada, independiente si es de cabra o vaca.
  • Evita, también, alimentos ahumados y embutidos, así como carnes crudas o mal cocidas.
  • Usa guantes si quieres arreglar tu jardín, ya que también puede transmitirse a través de la tierra e insectos, como moscas y cucarachas, que hayan estado en contacto con excrementos de gato (el parásito se reproduce en el intestino del gato. Y, no te confíes, los felinos infectados presentan una apariencia sana).
  • Si manipulas carne cruda,   lávate las manos inmediatamente con jabón. Nunca toques tus ojos,  nariz, o boca, sin antes haberlas lavado, pues podrían estar potencialmente contaminadas.

 

¿Qué riesgos supone la toxoplasmosis para mi bebé?

Si bien, la mayoría de los bebés infectados se ven sanos al momento de nacer, entre el 80 y el 90 por ciento desarrollan infecciones oculares peligrosas en meses, o incluso años más tarde. Otros, desarrollan pérdidas de la audición, hidrocefalia, retraso mental, problemas de aprendizaje, o ataques de apoplejía.

 

De todas maneras, los tiempos han cambiado, y los avances médicos también. Si se comprueba que una mamita  tiene infección de Toxoplasma, el paso siguiente es verificar a través del ultrasonido si el bebé también está infectado. Si se descubre que es así, se lo trata dando a la mamita  dos medicamentos: pirimetamina y sulfadiacina. Estas sustancias parecen reducir la gravedad de los síntomas del bebé durante el nacimiento, e incluso después de nacido.

 

Comment here