Bebé

Las risas son fundamentales en el desarrollo emocional del bebé

risas

De por sí siempre se dice que las sonrisas y risas le hacen bien a todo el mundo, nos afectan de muchas formas y en los bebés influyen mucho más.

La verdad es que puede ser un poco difícil de creer que las risas afecten tanto al ser humano, obviamente de manera positiva, pero muchas veces las cosas más simples son las que nos hacen falta para estar bien.

 

Ahora, debes tener en cuenta la importancia que tienen las sonrisas y risas en los bebés y es que cuando comienzan a aparecer quiere decir que están avanzando en su desarrollo emocional.

Por ejemplo, el primer mes de vida del bebé es una etapa que está llena de emociones, está en realidad es una etapa bastante importante porque a través del apego desarrolla atracción hacia un adulto, la cual normalmente es la madre.

 

En el caso de los recién nacidos, ellos también pueden sonreír, aunque no significa lo que parece, más bien se trata de que el sistema nervioso se encuentra en actividad, algo que es una buena noticia.

 

Después del primer mes

Cuando el bebé ya se encuentra en el segundo o tercer mes de vida empieza a tener las sonrisas que son conocidas como sociales, en este caso se puede decir que estas sí son respuestas por la interacción que tiene con el mundo.

Durante el paso de los días el pequeño comprenderá más cosas gracias a las sonrisas, es que va a entender que mami cuando le habla sonríe porque está feliz, va a entender que los demás adultos se ponen contentos porque lo están viendo, juegan con él, etc.

 

Entonces el niño de esta forma va a tomar la sonrisa como una forma de respuesta así que se reirá cuando le hablen, cuando le den lo que quiere, cuando se sienta bien, cuando escuche lo que le gusta y si ve algo que le llame la atención. Incluso para estas alturas comprenderá que no solo el llanto es una opción para llamar la atención de los adultos.

 

Desarrollo emocional

Y pasando a lo más importante, el bebé siempre va a estar imitando a los seres humanos con los que vive, de esta forma aprende a dar respuesta a los estímulos y se logra que avance mucho en su desarrollo psicosocial y afectivo.

Cuando se trata de un pequeño que tiene menos de un año pasará a aprender que en realidad una sonrisa es mucho mejor que un llanto desconsolado, se dará cuenta de que va a ser mejor conseguir algo de esta forma y no con caprichos ni escándalos.

 

Todas las sonrisas lo afectan, no solo la de los padres sino que de todas las personas que lo rodean, estas reforzarán sus emociones. ¿Cómo? Pues cuando alguien que está cerca de él sonríe este se sentirá mucho más seguro.

 

Comment here