Salud

Sarampión, varicela y rubéola en niños ¿Cómo se pueden diferenciar?

varicela

Existen tres infecciones víricas las cuales pueden causar manchas y granos en la piel. Las mismas pueden generar un poco de confusión en los padres porque en cierta medida son similares.

 

Ya sea la varicela, sarampión o rubéola son enfermedades virales y además de esto son demasiado contagiosas. El problema es que en algunas ocasiones no es fácil diferenciar las mismas.

 

Es bastante común que en las tres enfermedades aparezcan granos rojos y manchas en la piel. Igualmente existe una forma de diferenciarlas y de eso vamos a hablar a continuación.

 

Cuál es la diferencia entre varicela, rubéola y sarampión

Sarampión. Lo primero que vas a tener que controlar es la fiebre ya que es normal que sea de unos 39-40º y dura alrededor de tres días.

Además de fiebre la misma viene acompañada por tos, mocos e incluso verás como los ojos se enrojecen. Los granos que aparecen afectan a las palmas de las manos y plantas de los pies.

No se blanquean cuando se presiona la zona alrededor de los granos.

Tampoco generan picor. Otra cosa a tener en cuenta es que en la boca de los niños que tienen sarampión puedes ver unas manchas de color blanco.

 

Rubéola. La fiebre también aparece aquí, pero es más baja generalmente. Los síntomas que aparecen en muchas ocasiones nos pueden hacer confundir con una gripe. El tamaño de los ganglios linfáticos detrás de las orejas, la nuca y región occipital aumentan.

Las manchas en la piel son de color rosado y en este caso si puede generar picor. Además, es normal que la cara también se vea afectada. Incluso el tórax, abdomen y hasta los miembros inferiores.

 

Varicela. No presenta fiebre alta. El problema aquí es que las manchas en la piel pican y mucho. Las mismas se pueden encontrar como manchas, granos, pústulas, costras y vesículas.

Además, de que se pueden encontrar por todo el cuerpo y como si eso no fuera poco se pueden complicar más debido a sobreinfección por las bacterias de las lesiones cutáneas.

 

En este caso el sistema nervioso central puede verse comprometido. Fundamental evitar que el pequeño se rasque. También debes tener en cuenta que en este último caso es fundamental que un profesional trate al pequeño. Incluso existe una vacuna específica para esta enfermedad.

Comment here