Uncategorized

Se tomo las fotos de la graduación en el campo de sus padres: “Su apoyo fue crucial para mí”

graduación

Poder cursar la universidad y lograr por fin un título profesional no es algo que todos pueden lograr. La mayoría de las veces el motivo es el económico. Ya sea que sea una institución de prestigio o no, no contamos con el dinero para costearlo. De hecho, muchos adolescentes, deben comenzar a trabajar para pagar sus estudios o ayudar a mantener su familia.

Como padres, siempre buscamos darle lo mejor a nuestros hijos y procurar que tengan todo aquello que en nuestra infancia no pudimos tener. Todos los días dejamos nuestro mejor esfuerzo y en ocasiones llegamos a dejar de lado nuestros sueños para que nuestros pequeños puedan crecer de la mejor manera posible.

Es por ello, que es sumamente importante que como hijos podamos valorar el esfuerzo que día a día realizan nuestros padres. No debemos olvidar de donde venimos y ser agradecidos con todo lo que la vida nos ha regalado, por lo mucho o poco que pudiera llegar a ser.

Jennifer Rocha es procedente de una familia mexicana y juntos llegaron a Estados Unidos, persiguiendo el sueño americano. Desafortunadamente, las cosas no salieron como ellos esperaban y con el correr de los días todo era más difícil.

Sabían que necesitaban hacer algo antes de que se quedaran sin ahorros, sin un techo y sin un plato de comida en sus mesas. Según sus padres, su hija fue el impulso que necesitaron para comenzar de cero con la agricultura.

Al principio no contaban con los recursos suficientes como para contratar a un empleado, por lo que les enseñaron a sus hijos a realizar el trabajo. Luego de que asistieran a la escuela, debían ir al campo de sus padres para ayudarlos con algunas tareas.

Los padres de Jennifer le han dado una crianza de que alguna u otra manera hicieron que su hija les terminara rindiendo un homenaje por todo el esfuerzo que han hecho por ella.

“Nosotros les enseñamos desde muy pequeños que el trabajo se debe cuidar y valorar. Porque es lo que colca el pan de cada día en nuestra mesa. Es por eso que al salir de sus clases iban al campo hasta altas horas de la noche. Nosotros solo dormíamos 3 o 4 horas al día. (…) Nadie sabe realmente todo el esfuerzo que amerita poder tener todo esto al día. Poder llevar los alimentos a la tienda de comestibles y que así todos puedan disfrutar de lo que hacemos.”

Sin lugar a duda, la determinación de estos padres para poder sobrellevar la adversidad es un claro ejemplo de determinación. Su objetivo era mejorar la calidad de vida de sus hijos y en ellos encontraron el impulso que necesitaron para avanzar.

Los padres de Jennifer tienen un campo de grutas y verduras que mantienen todos los días, sin importar que haya sol, lluvia, frío o calor. A pesar de su arduo trabajo, no podían darse el lujo de pagarle una habitación a su hija para que pudiera estudiar.

Jennifer aseguró que muchas veces pensó en rendirse debido a la situación económica de sus padres. Sin embargo, ver a sus padres trabajando duro le dio fuerzas para continuar y así lograr su título universitario.

“Muchas veces pensé en simplemente rendirme y dedicarme de lleno en el trabajo en el campo. Pero, luego veía como mis padres se sacrificaban por verme recibir mí título que me hacía sacar fuerzas de donde ya no tenía y continuar. Sus consejos y su apoyo fue crucial para lograr estar hoy aquí disfrutando de esto.”

Es por ello, que luego de haber conseguido su título decidió tomarse las fotos de su graduación en el campo. Para mostrarles a todos el esfuerzo y el sacrificio que han hecho sus padres.

Comment here