Uncategorized

“Simplemente no tiene padre.” Mujer dejó a su esposo porque no quería tener hijos

No todos sueñan con convertirse en padres algún día, sino que, en cambio, tienen otros planes para su vida. No obstante, cuando nos comprometemos en una relación, lo mejor es que la decisión de tener o no hijos sea compartida, de lo contario, no será la persona indicada para ti.

Como consecuencia, si este tema no es algo que la pareja trata, puede que ambos terminen perdiendo el tiempo en una relación que no prosperará. Esto mismo lo sabe a la perfección Katie Bryan, cuando su esposo le confesó que no quería tener hijos nunca.

Katie se casó a los 23 años y pensó que tendrían mucho tiempo para formar una familia. Sin embargo, el tema de la paternidad no era algo que habían hablado sino hasta luego de 6 años juntos. Luego de que su esposo le dijera que los niños no eran parte de sus planes llegaron al acuerdo de divorciarse.

Por su parte Katie intentó rehacer su vida con otra pareja, pero se dio cuenta que el camino hacia la maternidad lo haría por su cuenta.

“Me sentí engreída cuando me casé a los 23 años, era joven, estaba casada y tenía una casa, lo que significaba que en los próximos años tendría hijos. Pero, nos divorciamos seis años después porque él me dijo que no quería tener hijos.”

Con tan solo 29 años, todavía estaba “a tiempo” de formar una familia, por lo que pensó en rehacer su vida y comenzar una nueva relación amorosa. Sin embargo, se dio cuenta que su nueva pareja no era la indicada para tener hijos.

“Eso nunca sucedió. Mi ex marido había puesto el listón muy alto y no podía encontrar a alguien con quien estaría feliz de tener una familia.”

Con el paso del tiempo y sus relaciones fallidas se dio cuenta de que, si quería ser madre, debería emprender este camino sola. A los 38 años decidió congelar sus óvulos luego de conocer a una persona que sentía que sería su pareja ideal para tener hijos. Lamentablemente, otra vez la relación terminó por romperse y nuevamente estaba sola en su proyecto de maternidad.

Katie no quería que su primer hijo llegara cuando ella fuera demasiado grande y así que se lanzó de una vez por todas a ser madre por su cuenta. Gracias a un donante, pudo fertilizar sus óvulos y quedó embarazada exitosamente a los 39 años.

“Tuve un donante y quedé embarazada después de algunas recuperaciones de óvulos muy exitosas a los 39. Me ha costado alrededor de 7 mil dólares en total, incluidos los medicamentos. No es barato, pero ser madre vale la pena y si tuviera que elegir comprar un automóvil o tener un bebé, elegiría un bebé cualquier día.”

Actualmente disfruta de su tiempo junto a su pequeño Miles en brazos. Katie asegura que en su familia simplemente no tiene un padre. No obstante, pudo conocer al donante y él se mantiene al día con el crecimiento de su hijo.

Comment here