Uncategorized

“Sin ella no estaría viva”. Invita al padre de la joven que le donó sus órganos para que la acompañe hasta el altar

Con el avance de la tecnología en el campo de la medicina se ha logrado salvar a muchas personas y mejorar la calidad de vida de todos. Los trasplantes de órganos son un claro ejemplo de ello, y gracias a las campañas de concientización que existe, se han creado nuevas políticas de salud en varios países.

Hace un tiempo hubo una historia que conmovió y enterneció a todos en las redes sociales y que tiene que ver justamente con este tipo de solidaridad. Se trata de Diana Donnarumma, una mujer de 28 años oriunda de New York, que invitó a su boda a Daniel Donnelly, el padre de la joven que le donó sus órganos tras su partida, pues gracias a ella, hoy está con vida.

“Espero que la gente pueda darse cuenta del poder de la donación de órganos. Sin la decisión de Heather, no estaría aquí hoy. La muerte es una tragedia, pero el trasplante es una luz de belleza en medio de esa tragedia.”

La joven en cuestión tuvo un problema gastrointestinal que le impidió que sus procesos digestivos funcionaran con normalidad. Luego de mucho tiempo y asistencia médica para llevar adelante su nutrición, Diana recibió un trasplante de parte de otra joven, Heather.

Heather había perdido la vida en un trágico accidente y su familia de inmediato cumplió con su ultimo deseo: que sus órganos fueran donados para salvar más vidas. Luego del trasplante, la condición de Diana mejoró rápidamente y quiso contactarse con los padres de la joven para agradecerle el gesto.

Así fue como conoció a Daniel, el padre de la joven. El hombre le habló sobre su hija y le contó sobre cada aspecto de la vida de Heather, formando un fuerte vínculo. Como él nunca había tenido la oportunidad de ver a su hija en el altar, Diana decidió que, junto a su padre biológico, la acompañara en el día de su boda con su novio Conlan.

“Antes de caminar por el pasillo con Daniel sentí mariposas en el estómago. Cuando me vio por primera vez con mi vestido de novia, lloró. Una vez que lo vi llorar, comencé a llorar. Extraña mucho a Heather y lucha con el dolor de su ausencia.”

Según contó Diana, Daniel se sintió “honrado de acompañarme al altar y ahora está muy feliz de tener otra hija. Yo le dije que el espíritu de Heather estaba ahí con nosotros”, cerró.

Comment here