Uncategorized

“Soy muy afortunada”. Padre lleva a su hija al altar y se detiene para invitar a que el padrastro los acompañe

La separación de los padres puede ser un proceso tan fácil o difícil de afrontar para los hijos como su madurez se lo permita. También lo es para los adultos que deciden tomar rumbos distintos, sobre todo, en lo que respecta a la crianza de los niños. En este sentido, no todos suelen llevarlo con la madurez necesaria, sino que es bastante común que siga habiendo roces y conflictos entre los progenitores.

Sin embargo, cuando forman una nueva pareja, puede complicar aún más las cosas para todos los involucrados. Por un lado, hay algunos que no les agrada la idea de que otra persona ocupe el lugar de su papá o su mamá. Por otro, a muchos padres les cuesta aceptar que sus hijos puedan crear un vínculo afectivo con su madrastra o padrastro.

¿Te imaginas lo difícil que puede ser para un padre tener que convivir en un evento tan importante para sus hijos, como una boda, por ejemplo? Los casamientos son un momento especial y muy importante para la pareja que ha decidido dar el sí frente al altar. Esta es la ocasión perfecta para compartir con nuestros familiares, amigos y demás seres queridos.

No obstante, cuando los padres de los novios están separados suele haber algo de tensión en el ambiente. En muchos casos, las celebraciones han terminado en un desastre porque los padres separados no pueden ni quieren compartir el mismo espacio, a pesar de que se trate de una ocasión importante para sus hijos.

Pero esto no fue lo que sucedió durante la boda de Kesley Griffith, una joven oriunda de Birmingham, Alabama. Su padre, Jerry Ellenburg, tuvo un gesto muy tierno y noble con la actual pareja de su ex esposa justo cuando él y la joven caminaban hacia el altar.

Antes de llegar, Jerry se detuvo para invitar al padrastro de Kesley para que los acompañara, pues, también se había ganado ese lugar al cuidar a su hija como si fuese propia. Contrario a lo que muchos podrían llegar a imaginar, el hombre supo apreciar el trabajo que había hecho Andy desde que se unió a la familia.

“Se casaron cuando tenía solo 13 años, así que también he crecido con mi padrastro. He sido muy afortunada por tener una excelente relación con mi padre y mi padrastro en toda mi vida.

Ambos papás se llevan muy bien, a mis amigos siempre les ha sorprendido ver esto. Juegan juntos al golf y mi papá siempre está ahí para mí, además de las fiestas y los cumpleaños.” Jerry y la madre de Kesley se habían separado hace 20 años. Seis años más tarde, la mujer se casó con Andy Wallace, quien ahora tiene 60 años. El hombre no tenía la más mínima idea de que sería invitado a acompañar a la novia hasta el altar. De hecho, cuando Jerry se acercó, él pensó que solo le estaba dando la mano y no comprendía que lo estaba invitando a participar de este inolvidable momento.

“Estaba muy emocionada y nerviosa porque quería que todo saliera más que bine, pero no podía esperar a ver la reacción de Andy. Luego, escuchamos lo conmovido y emocionado que estaba mi padrastro, y lo agradecido con mi papá por incluirlo en este momento especial.”

El día antes de la boda, Jerry le dijo a su hija que tenía la idea de invitar a Andy, pero quería que fuera una sorpresa, así que entre los dos comenzaron a planearlo todo. Le dijeron a su padrastro que se sentara a la mitad del salón para que tuvieran un buen recorrido para caminar los tres juntos al altar. Luego, de manera sorpresiva el padre de Kesley lo invitó a participar.

La novia compartió el tierno momento en TikTok y el clip se volvió viral casi de inmediato. En muy poco tiempo, se llenó de miles de “me gusta” y cientos de comentarios que felicitaron el accionar de Jerry. Muchos, elogiaron su gesto y aseguraron que fue algo muy noble, algo que no cualquiera hace y que demuestra todo lo que hacemos por ver a nuestros hijos felices.

Comment here