Uncategorized

Swaddling, la práctica de envolver al bebé

Swaddling

¿Cuáles son los beneficios de envolver al bebé?

 

Si has tenido la posibilidad de ver alguna foto antigua, donde los que hoy son adultos mayores, eran bebés,  probablemente te habrá llamado la atención el hecho de que estuvieran envueltos.

 

Con el paso de los años, fue una práctica que se dejó de lado. Eso hasta hoy, puesto que piensa regresar debido a los múltiples beneficios que supone para nuestros bebés.

 

Probablemente nunca habías oído del término swaddling, pero efectivamente se trata de una práctica muy antigua, usada ya en el siglo XVIII.

 

Los defensores de la idea de envolver al bebé, aseguran que esto lo relaja y le permite dormir mejor. Además, le aporta una sensación de seguridad.

 

De todas formas, si planeas adoptar este método, es conveniente que vigiles  hacerlo en forma correcta. Esto, para no causar daño alguno, como una displasia de cadera por apretar mucho sus piernas o dejarlas muy estiradas, y  también, para conseguir los beneficios deseados.

 

Otra cosa,  antes de envolver al bebé es conveniente elegir el momento adecuado para hacerlo, preferiblemente cuando ya haya comido,  y le hayas cambiado los pañales.

 

Muchas mamás han comprobado que la técnica funciona. El contra que pudiésemos encontrar en esta situación, es que al permitir al bebé tener un sueño más largo,  puede no despertarse para comer, por lo que se recomienda prudencia para que no pierdan peso por no llevar una alimentación adecuada.

 

Tampoco se recomienda seguir con la práctica cuando el bebé ya puede girarse y moverse de forma autónoma.

 

¿Cómo se envuelve al bebé?

Puedes poner una manta que no sea gruesa, o una sábana no muy grande sobre un lugar plano. Dobla la esquina de la derecha y coloca al bebé con los hombros sobre el doblez.

 

Luego que tu bebé ya esté recostado, toma el extremo izquierdo de la tela y pásalo sobre su cuerpo, por debajo del bracito izquierdo.

 

Toma el extremo inferior de la sábana y súbelo hasta meterlo también por detrás de su brazo izquierdo, teniendo cuidado para que el brazo quede dentro de la tela.

 

Luego, el trozo de tela que queda, dóblala hacia el pechito de tu bebé y lo que sobra mételo por detrás de su brazo derecho.

 

Si tienes alguna duda sobre el método, o sobre si lo puedes aplicar en tu bebé, consulta con tu pediatra.

 

Comment here