Maternidad

Tiene 98 años y se mudo a un asilo para cuidar a su hijo de 80

asilo

El lazo que une un padre a un hijo es inquebrantable y el amor, la lealtad y el compromiso dura para toda la vida. Como padres, no hay nada que no haríamos por nuestros hijos. Incluso cuando estos ya son adultos, para nosotros siempre seguirán siendo nuestros pequeños bebés.

Este es el caso de esta mujer de 98 años que se mudó a un asilo para poder cuidar a su hijo de 80 años. A pesar de su avanzada edad, Ada, quiso demostrarles a todos que no hace falta que tengamos grandes gestos para demostrarle a alguien cuanto nos importa.

Ada y su difunto esposo Keatring estuvieron casados por muchísimos años y fruto de su relación nacieron cuatro hijos: Tom, Bábara, Margi y Jane, quien perdió la vida cuando solo tenía 13 años.

Tom Keatring es un residente de un asilo llamado Moos View ubicado en Huyton, Liverpool. En el año 2016 tuvo que ser trasladado a esta institución debido a que sufrió algunas complicaciones en su estado de su salud y requería atención médica todo el tiempo.

Antes de retirarse, Tom trabajaba como pintor y decorador de interiores en una empresa constructora. Además, trabajó como auxiliar de enfermero en el antiguo hospital de Mill Road.

En el 2017, tan solo un año más tarde, su madre de 98, decidió mudarse al mismo asilo para poder cuidar a su hijo mayor. Ambos son originarios de Wavertree y el vínculo entre ellos es tan grande que Ada decidió pasar sus últimos años al lado de Tom.

Hasta el día de hoy, Ada y Tom pasan sus días jugando varios juegos de mesa, disfrutando de los programas de televisión y compartiendo momentos de largas charlas con el personal y con el resto de residentes del asilo. “Le doy las buenas noches a Tom en su cuarto cada noche y al día siguiente le digo buenos días. Voy a desayunar y después él me busca.”

Para Ada, ser madre no tiene fecha de vencimiento y continuará cuidado a su hijo hasta el último día. El amor y el compromiso de esta madre es increíble, no solo por Tom, sino por sus otros dos hijos.

“Cuando regreso, él siempre viene con sus brazos abiertos y me da un gran abrazo. Uno nunca deja de ser mamá.”

En la actualidad, el resto de su familia es igual de unida y visita a ambos bastante seguido. Ellos aseguran que se los ve muy felices, sanos y tranquilos juntos. Sin duda, el caso de Ada y Tom es bastante inusual, por lo que luego de que uno de los empleados del asilo compartiera una foto, su caso terminó volviéndose viral rápidamente.

La publicación recibió miles de comentarios positivos para Ada y Tom. Muchos felicitaron a esta madre, quien a pesar de tener 98 años, continúa cumpliendo su labor de madre.

Comment here