Uncategorized

Consejos para tratar los orzuelos de los niños

orzuelos

La mayoría desaparece espontáneamente. Sin embargo, podemos ayudar para que la inflamación disminuya.

 

Un día cualquiera, de la noche a la mañana, mi hijo llegó quejándose de un fuerte dolor en el ojo. Ese dolor venía acompañado de picazón y lágrimas, además de un granito en el párpado, muy cerca de las pestañas: se trataba de un orzuelo.

 

Si eso mismo le ocurre a tu pequeño, no debes alarmarte, pues no es más que una inflamación leve en la piel. Lo importante es que evites que se frote el ojito, porque esto no hará más que empeorar la situación.

 

Tampoco intentes reventar el orzuelo, ya que no sólo no lo eliminarás, sino que podrías provocarle una seria infección.

 

Si tu pequeño presenta este problema en más de una ocasión, probablemente ya será propenso a seguirlos teniendo. Sólo debes procurar limpiar el ojito, mantener una higiene adecuada, y que nunca se lo toque con las manos sucias.

 

La buena noticia es que la mayoría de los orzuelos desaparecen de forma espontánea. Sin embargo, también podemos ayudar para que la inflamación disminuya y este molesto amigo desaparezca más deprisa.

 

El tratamiento es muy sencillo: aplica compresas de calor en el párpado, por 10 minutos, unas 4 veces al día.  Puede ser un guatero tibio, no caliente; pañitos entibiados con una plancha, o untado con té de manzanilla, que a la vez servirá de calmante y para bajar la hinchazón.

 

Un profesional de la salud también te puede recetar gotitas, o una pomada, para la zona afectada. Se la tendrás que untar hasta que desaparezca el orzuelo. Ten presente que en el caso de medicamentos, sólo deben ser recetados por un médico, y no por consejo de un vecino.

 

Con estos tratamientos, el orzuelo desaparecerá en cuestión de días. En caso de no desaparecer, lo mejor es que te dirijas donde un oftalmólogo, para descartar que se haya complicado. En tal caso, será el propio médico quien drenará la infección.

 

Comment here