Uncategorized

Una ayuda para que tu niño no moje la cama

cama

Un baño relajante ayudará al niño a controlar los esfínteres.

Ser mamá tiene muchos encantos, pero también múltiples desafíos. Uno de ellos es que nuestro pequeñito ya no moje su cama por las noches.

Quizá no lo imaginabas, pero una buena técnica para conseguirlo, es que se vaya a la cama lo más relajadito posible. Pero ¿en que interfiere esto? Simplemente, porque el tener un sueño más placentero, no le permitirá  pasar por este inconveniente.

 

Una ayuda para que tu niño no moje la cama y, sin duda, una de las mejores técnicas, es darle un pequeño baño antes de irse a dormir.

 

Lamentablemente, no es algo que a todos los niños les guste, quizá porque no tienen formado el hábito, o porque preferirían seguir jugando hasta ya no dar más de sueño y, de ahí, directo a la cama.

 

Sin embargo, existen algunas técnicas que hoy te dejamos para formar este hábito, y de paso, ayudarles a que no mojen más la cama:

  • Creemos un ambiente propio: Tu pequeñito debe contar con sus propios artículos, ya sea toalla, jabón, su shampoo, juguetes, etc., y dejarlos a su alcance en el momento indicado.
  • Establezcamos un horario: Establecer un horario y una rutina de aseo, así como hacer partícipe al niño del proceso interactivo de la limpieza personal, es fundamental a la hora de generar hábitos.
  • Motivación: Debemos enseñarles a nuestros niños lo maravilloso que es que conozcan su cuerpo, y aprendan a cuidarlo. Además, no nos mostremos molestos si después de un tiempo sigue sin hacerlo bien, porque la corrección en la higiene debe ser en términos positivos, explicándoles la manera correcta de hacer las cosas y, en ningún caso, con críticas. Debemos estar conscientes que necesitamos transmitir una actitud de confianza y seguridad en lo que le enseñamos a nuestro pequeño, y en que confiamos que él lo puede hacer también.

 

En ocasiones es conveniente animarlos con pequeños premios, como que si lo hace bien, el fin de semana iremos a algún lugar que le guste, o privilegios que les motiven a que si cumplen todos los días, cocinaremos algo rico el domingo. Si aún así no funciona, hay que ser creativos y buscar otros sistemas, recuerda que para nuestros niños la vida es un juego.

 

Comment here