Uncategorized

Una persona que maltrata nunca será un buen padre

El sueño de muchas personas es encontrar a ese alguien especial, ese que nos motive a ser mejor todos los días, ese que cambie nuestra vida por completo. Además de ser tu pareja, esa persona especial es tu mejor amigo, tu confidente, la primera persona a la que recurres ante cualquier circunstancia porque sabes que entre los dos encontrarán la solución a cualquier problema.

Formar una familia, un lugar en donde todos puedan crecer en armonía, en paz y en un entorno de amor, es el sueño de muchas parejas. El hecho de traer niños al mundo es una de las responsabilidades más grandes que debemos enfrentar como adultos. Pues con la llegada de un hijo, estamos trayendo consigo, un nuevo ser pequeñito e indefenso que depende solo de nosotros, de nuestra estabilidad y salud emocional.

Sin embargo, en la actualidad, podemos ver que muchos jóvenes se toman todo este asunto muy a la ligera, sin tomar en consideración todo lo que implica la crianza. Convertirse en padre, implica que debamos afrontar una gran responsabilidad económica y emocional.

Eso sin contar que con que la independencia de la que antes disfrutaban, ya no será la misma, ya que ahora hay alguien más que depende de ellos. Pues esto puede ser un detonante para la ruptura de la relación se presente y comiencen los problemas en el hogar.

Es justamente en este preciso momento cuando nos damos cuenta que en realidad nunca terminamos de conocer a la persona que teníamos a nuestro lado. Esa persona especial que imaginamos que sería nuestra pareja, resulta ser todo un ogro maltratador.

En una sociedad en la que uno de los dos maltrate a su pareja, sobre todo en frente de sus hijos, no debería ser aceptable. De lo contrario, le estaríamos causando un daño irreversible a nuestros pequeños. Ellos crecerán con la idea de que maltratar o abusar física y/o verbalmente a la persona que dices amar está bien, es lo normal, es lo esperable.

Con ello, lo que queremos decir es que una persona maltratadora, sea hombre o mujer, no es ni jamás será un buen padre. Como cuidadores de nuestros pequeños, debemos enseñarles buenos valores, como el respeto, la empatía y el amor tanto al prójimo como a uno mismo.

Pero, ¿cómo podemos enseñarle esto a nuestros hijos si crecen con la idea de que maltratar o ser maltratado tanto física como verbalmente si tú no lo practicas? ¿Cómo le enseñamos sobre el amor propio y sobre el amor y el respeto hacia los demás si nosotros no respetamos a nuestras parejas o permitimos que nos falten el respeto?

El buen padre o buena madre, son aquellos que les demuestran a sus hijos como es el amor en realidad. Como padres, somos el ejemplo para nuestros hijos y de la manera que nosotros tratemos a nuestra pareja, ellos trataran a las suyas cuando sean adultos.

Ninguna persona merece ser tratada como un objeto, sino que todos merecemos respeto. Es por ello que lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos, es irte de donde estás siendo menospreciado y maltratado.

Seamos dignos representantes de todo aquello que conlleva la palabra PADRES para nuestros hijos. Seamos más pacientes, más empáticos y más respetuosos con los demás, pero sobre todo con la persona que amamos. Como padres, debemos dar el ejemplo y ser todo aquello que deseamos que sean nuestros hijos, ellos serán el reflejo de todo lo que ven y aprenden de nosotros.

Comment here