Uncategorized

Vacunas que no te pueden faltar en el embarazo

vacunas

Serias enfermedades son prevenibles en el embarazo mediante la inmunización.

Desde que nos enteramos que esperamos a nuestro bebé, comienza la preocupación por protegerlo.
Una forma de cuidarlo, y de cuidarte a ti misma, es recibiendo las vacunas necesarias que correspondan a esta bella etapa de nuestra vida.

 

Básicamente, dichas vacunas son para que prevengas enfermedades graves que pudiesen afectarte durante la gestación, como lo son la Influenza, entre tantas otras.

 

Por eso, si aún no estás embarazada, es recomendable que dentro de las preocupaciones previas esté cerciorarse, mediante exámenes de sangre, que cuentas con la protección frente a determinadas enfermedades. Consulta a tu médico, y si es necesario, vacúnate antes del embarazo.

 

Si ya esperas a tu pequeño, y tienes algunas dudas, te mostramos las que pueden ser aplicadas, y cuáles no debieses recibir.

 

Vacunas durante el embarazo

Mamita, no te preocupes, la vacunación sí es posible durante el embarazo. Si te preocupa no saber cuáles sí y cuáles no, recuerda que siempre debes guiarte por un médico. De todas formas, te explicamos cuál es la diferencia entre unas y otras.

 

Las vacunas contraindicadas mientras esperas a tu bebé son aquellas con virus vivos, ya que pudiesen representar un riesgo para tu pequeño, en el sentido que el germen de la vacuna puede infectar al bebé. Ejemplo de estas vacunas son el sarampión, las paperas y la rubéola, al igual que la vacuna contra la varicela.

 

Las vacunas que sí puedes recibir, y no representan riesgo alguno, son aquellas con virus inactivos o toxoides, porque no producen la enfermedad. Ejemplo de este tipo de vacunas son la de la gripe, difteria y tétanos.

 

Es lógico que te preocupes por el bienestar de tu pequeño tesoro, pero los beneficios de la vacunación superan los riesgos potenciales, cuando la probabilidad de exposición a la enfermedad es alta, cuando la infección representa un riesgo para ti y tu bebé, y también cuando es poco probable que la vacuna cause daño.

Si no estás vacunada, durante el embarazo, preferiblemente a partir del segundo trimestre, están específicamente recomendadas la vacunación antitetánica  para la prevención del tétanos neonatal, y de la gripe.

 

Después del parto, considerando la cercanía con tu bebé y que tú eres su fuente de alimentación, debes seguirte cuidando, y si no estás inmune a las enfermedades, lo ideal es que te vacunes contra  la rubéola y la varicela.

 

Comment here