Uncategorized

Ventajas del parto en el agua

agua

Ten en cuenta que la prioridad siempre debe ser tu salud, y la de tu bebé.

 

El momento de recibir a nuestro hijo es tan único y especial, que debe llevarse a cabo de la forma en que nos sintamos más cómodas. Sin embargo, nunca debes hacer caso omiso a las recomendaciones de tu médico, porque recuerda, la seguridad de tu bebé y la tuya, deben ser lo primordial.

 

Si elegir un sistema de parto diferente a lo tradicional, no está contraindicado para ti, entonces una de las formas más recomendadas como alternativa es el parto en el agua, puesto que quienes lo han experimentado, aseguran que es relajante y disminuye las tensiones propias del parto.

 

¿Quieres saber más al respecto? Te dejamos a continuación una serie de ventajas.

 

Ventajas del parto en el agua

  • Disminuye la producción de adrenalina y te relaja. Esto se debe a la pérdida de la sensación de gravedad y a la temperatura del agua, que es de unos 37º
  • Reduce la hipertensión arterial.
  • Relaja los músculos durante el parto, y favorece a la dilatación, sin dolores.
  • Puede disminuir hasta un 98% la realización de una episiotomía, debido a la relajación de la vulva.
  • El parto ocurre en menos tiempo.
  • Postura más cómoda, ayudando y facilitando la expulsión del bebé.
  • El primer contacto de tu bebé con el exterior es realizado de una forma relajada, alejándolo de las situaciones de estrés.
  • Favorece la transición de tu bebé del líquido amniótico al mundo exterior.

 

A tener en cuenta…

Si eliges esta forma de parto, no debes hacerlo en cualquier parte, ni menos en la tina de tu casa. Debes acudir de igual manera a la clínica u hospital, donde tendrán una bañera y ambiente especialmente acondicionado para el momento. Recuerda que la realización de un parto necesita siempre de la supervisión de un especialista, para evitar riesgos para ti y tu bebé.

Considera, también, que aún cuando haya sido todo programado, si se presenta algún inconveniente, deberá seguirse un procedimiento habitual en sala. Si tu bebé, por ejemplo, no se pusiera en posición, no se puede llevar a cabo este tipo de parto.

En el parto bajo el agua, no se aplica anestesia, ni algún otro tipo de analgésicos.

Averigua y planifica la forma que más te acomode para ese gran día. Pero, convérsalo con tu médico, y sigue sus consejos.

 

Comment here