Uncategorized

Youtuber le juega una broma a un vagabundo y enfrenta cargos penales: prisión, una multa de 20 mil dólares y cerrar su canal

En el pasado, era bastante común ver como algunos programas de televisión usaban “comediantes” para salir a la calle y jugarle algún tipo de broma a las personas en la calle. Algunas, llegaban a tal punto que dejaban de ser graciosas para convertirse en crueles.

Con la llegada de las redes sociales, paso algo similar por allá por el 2016 cuando las bromas a los desconocidos comenzaron a ganar popularidad una vez más. En aquel entonces, comenzamos a ver a youtubers que se disfrazaban para asustar a la gente. Luego, las bromas escalaron un poco más y lo clásico era que le tiraran una bolsa con harina a los transeúntes.

Durante este tiempo, este tipo de contenidos fue bastante popular, aunque, conforme pasaba el tiempo, eran cada vez más pesadas, llegando a ser molesto más que gracioso. Lo que al principio llamaba la atención de la gente, dejó de hacerlo, por lo que aquellos influencers que querían tener más visualizaciones debían ir un poco más allá.

Es bien sabido que muchos jóvenes llegan hacer hasta lo impensado con tal de tener más seguidores, más me gusta y más visualizaciones. Sin embargo, hubo algunos que han cruzado el límite de lo socialmente aceptable. Tal es el caso de ReSet, un joven youtuber español que se hizo mundialmente conocido por un chiste de muy mal gusto.

En uno de sus videos, el adolescente pensó que sería una buena idea tomar un paquete de galletitas Oreos, quitarles el relleno y sustituirlo por pasta de dientes. Pero la broma no terminó allí, pues ahora debía encontrar a una víctima para que cayera en su trampa. Para ello, no tuvo mejor idea que entregárselas a un vagabundo junto con 20 euros.

Por si esto fuera poco, ReSet acompaño su broma con un comentario bastante desagradable y despectivo. El joven dijo que fue lo mejor que pudo haber hecho y que en realidad le estaba haciendo un favor al vagabundo, ya que seguramente hacía mucho tiempo que no se lavaba los dientes.

Luego de compartirlo en su canal de YouTube el video se volvió viral, pero contrario a lo que buscaba él, se volvió popular de manera negativa. Muchos creadores de contenidos comenzaron a opinar sobre el video y sobre las acciones del joven, entre ellos AuronPlay, uno de los youtubers españoles más famosos.

“A cierta edad uno puede hacer tonterías, pero… ¿hacer eso? ¿Qué tipo de educación te dieron en tu casa? Yo soy el primero que dice que hay que saber perdonar, pero en este caso es diferente porque mete la pata una y otra vez y no tiene intenciones de parar.”

Según explicó Auron, RedSet “tiene toda una saga en su canal maltratando animales”. Gracias a la enorme polémica que se genero tras su video y haberse ganado el odio de miles de usuarios, el joven tuvo que salir a pedir disculpas por medio de otro video.

En este video dijo que comentó un gran error y que actuó de manera impulsiva, sin medir las consecuencias de su accionar. Además, en ese momento, no pensó que sería algo tan grave, pues desconocía cuales eran los efectos de la pasta de dientes en el organismo del ser humano. Respecto a esto, remarcó que se trataba de un error del que se arrepentía muchísimo.

El caso de este joven no quedó solo en las redes, sino que el juzgado de Barcelona intervino ya que consideró que RedSet había “violado la integridad moral de la víctima”. George L, el hombre de 52 años que vivía en las calles se sintió muy afectado por la broma del joven.

Kanghua Ren, el verdadero nombre de RedSet, fue sometido a juicio en 2019 por haber violado la integridad moral de la víctima y publicarlo en YouTube. Luego de una larga deliberación, el juzgado decidió que el joven deberá pasar 15 meses en prisión, pagar una multa que asciende a más de 22 mil dólares, cerrar su canal y no podrá hacer uso de las redes sociales por los siguientes 5 años.

Lo interesante de este caso es que traspasa las fronteras del mundo virtual como escenario de un delito. El pleno desestimó el recurso de casación que interpuso RedSet, ya que quebrantó las medidas cautelares que le impusieron al utilizar la plataforma de Google.

Las acciones posteriores de Kanghua no ayudaron a obtener mejores resultados. Según la jueza encarga del caso, el revuelo que produjo el video hizo que el joven borrara el video de su canal por temor a las consecuencias legales.

Luego, RedSet buscó al mendigo para ofrecerle dinero a cambio de que no presentara una denuncia. Además, le ofreció al hombre pasar con él una noche en la calle para grabar la experiencia y hacer un nuevo video, todo con la intención de tratar de limpiar su nombre.

Con todo esto, el youtuber no tendrá derecho a apelar la decisión del juez excusándose de que aplicó mal la ley. Pues los magistrados concluyeron que las redes sociales pueden ser un espacio óptimo para quebrantar las medidas cautelares de alejamiento o prohibición de comunicarse.

Comment here